¿Tiene mercurio el atún en conserva?

El contenido de mercurio en el atún, las sardinas y otras especies de pescado es fuente de preocupación para algunas personas, sobre todo en periodo de embarazo y lactancia, ya que puede afectar al desarrollo del bebé.

Sin embargo, diferentes estudios han demostrado que el contenido es tan insignificante en la mayoría de los casos que deberíamos ingerir altas cantidades de conservas de pescado para que suponga un riesgo para la salud. ¿Pero cuáles son las especies con mayor contenido de mercurio y qué cantidad se recomienda consumir? Aclaramos todas las dudas en este artículo.

¿Tiene mercurio el atún en conserva?

¿Hay mercurio en todas las conservas de pescado azul?

El mercurio es un elemento que se encuentra de forma natural el el medio ambiente, tanto en el aire como en el agua. En el caso del pescado, durante su vida los peces absorben el mercurio del propio agua de mar, elementos marinos  y de alimentarse de otros peces. Este mercurio penetra en la proteína de sus músculos y es muy difícil de eliminar, por lo que las personas lo ingerimos al consumir pescado.

Sin embargo, el contenido de mercurio en cada especie de pescado azul es distinto. Mientras el atún o la caballa se encuentran entre las especies con mayor grado de mercurio, la anchoa y la sardina tienen un contenido bajo, por lo que se pueden consumir sin límite alguno. Por su parte, el bonito se encuentra entre las especies de contenido moderado, por lo que su consumo habitual tampoco supone un riesgo para la salud.

 CONTENIDO DE MERCURIO EN PESCADOS Y MARISCOS (Fuente: OCU)
 Contenido bajo (menos de 0,09 ppm)  Contenido moderado (entre 0,09 y 0,29 ppm)  Contenido elevado (más de 0,3 ppm)
Anchoa Bonito del Norte Atún
Sardina  Carpa  Mero
 Salmón  Bacalao  Caballa
 Pescado blanco  Halibut  Pez espada
 Rodaballo  Langosta
 Merluza  Rape
 Lenguado  Raya
Chipirón Lubina
 Ostra
 Vieira
Almeja
Calamar

Aunque el atún se encuentra entre las especies con mayor grado de mercurio, diversos estudios han demostrado que un consumo equilibrado de conservas de esta especie no suponen un riesgo para la salud. Esto unido a que en las conservas de bonito, anchoas o sardinas el contenido es mucho menor, el mercurio no es un impedimento para beneficiarse de todas las propiedades de las conservas de pescado azul, como son proteínas de alta calidad y los ácidos grasos Omega-3. Pero, ¿por qué algunas especies tienen más mercurio que otras?

Mercurio en el atún: dos factores a tener en cuenta

El riesgo de mercurio para nuestro organismo depende de dos factores: de la cantidad de pescado que consumamos y los niveles de mercurio que contenga cada pieza de pescado ingerido.

En el primer caso, no se recomienda superar una ingesta semanal de 4 µg (microgramos de mercurio inorgánico) por kilo de peso corporal, según La Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos (EFSA). Esto equivale a 240 µg de mercurio máximo a la semana en una persona de 60 kilos. Según un estudio de la OCU, una lata de 52gr. de atún tiene de media 24 µg de mercurio, por lo que el límite de esta persona de 60 kilos estaría en 10 latas de atún semanales, cantidad que está por encima del consumo recomendado.

En cuanto al segundo factor, la cantidad de mercurio que contiene el pescado depende a su vez de los años que tenga, ya que la cantidad de mercurio de cada ejemplar es proporcional a su tamaño . El Atún Claro Yellowfin (Thunnus Albacares) tiene una esperanza de vida media de 8 años y puede llegar a pesar 200 kilos.

En el caso de Arroyabe, trabajamos con piezas de atún yellowfin de 20-22 kilos, por lo que el contenido de mercurio es considerablemente inferior.

  • Atún Claro en aceite de oliva Arroyabe

    Atún Claro en aceite de oliva tarro 212 gr.

    Desde 3.58 €/unidad
  • Atún claro en aceite de oliva Arroyabe

    Atún Claro en aceite de oliva tarro 212 gr. (fácil volcado)

    Desde 3.67 €/unidad
  • Atún Claro en aceite de oliva tarro 250 gr.

    Desde 3.75 €/unidad

El mercurio en el bonito del norte y la anchoa

En el caso del Bonito del Norte en conserva, las piezas que se capturan en el cantábrico rara vez sobrepasan los 30 kilos. A eso hay que añadir que las piezas de mayor tamaño que se trabajan en Arroyabe rondan los 12 kilos. Por tanto, si se ha demostrado que el contenido de mercurio de las conservas de pescado es muy bajo, en nuestro caso la probabilidad de mercurio es mucho menor al tratarse de piezas jóvenes y haber absorbido menos mercurio a lo largo de su vida.

Tal como hemos comentado, la sardina y la anchoa son peces de pequeño tamaño y están clasificadas como especies de contenido bajo de mercurio. Por ello, no existen restricciones para su consumo y el riesgo de mercurio es ínfimo.

Fuente: Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) –  https://www.ocu.org/alimentacion/alimentos/noticias/dejar-comer-pescado-por-mercurio

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *