Crostata de Bonito del Norte y queso crema

 

La crostata es un plato dulce de origen italiano que se prepara a base de pasta brisa o masa quebrada, y que habitualmente suele estar rellena de mermelada. Es una especie de tarta, que también se prepara con chocolate, crema o requesón. En nuestro caso vamos a darle un toque distinto utilizando el rey de nuestras conservas, el bonito del norte, y combinarlo con queso crema. Así conseguiremos una crostata con un sabor no tan dulce, pero que seguro os sorprenderá.

Para esta receta recomendamos utilizar Bonito del Norte (o Atún Claro) al natural, ya que las conservas de esta modalidad tienen un sabor neutro y no influirá en el sabor que se obtendrá al mezclarlo con el queso. De utilizar conservas en aceite de oliva o escabeche, corremos el riesgo de que la crostata tenga sabor a esos dos líquidos de cobertura, ya que el bonito los absorbe con el paso del tiempo.

Receta de crostata de Bonito del Norte y queso crema

Receta para 4 personas

Ingredientes

1 tarro de bonito al natural (227 gr.)

2 masas de pasta brisa (o masa quebrada)

3 huevos

300 gr. de queso crema (queso untable)

25 gr. de pepinillos

Para esta receta te recomendamos…


  • Bonito del norte en aceite de oliva

    Bonito del Norte en aceite de oliva tarro 250 gr.

    Desde 5 €/unidad

Cómo preparar la crostata de bonito del norte

En primer lugar, preparamos la base de la crostata con la pasta brisa. Para ello, estiramos la masa con un rodillo hasta que sea del tamaño del recipiente que vamos a utilizar y cubrimos toda la base y las paredes. Se recomienda que el recipiente sea redondo y apto para el horno.

Por otro lado preparamos el relleno de la crostata. Removemos bien el queso crema y añadimos los 3 huevos. Una vez mezclado, añadimos el bonito del norte desmigado y los pepinillos picados; y lo volvemos a revolver todo hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados entre ellos. Después vertemos esta mezcla en el recipiente con base de pasta brisa.

Crostata de bonito Arroyabe

Para cubrir una crostata se suele emplear el “enrejado”. Para ello se estira la masa sobrante y se corta en tiras (habitualmente con una ruedecilla).  Después se colocan estas tiras por encima del relleno, entrecruzadas entre ellas. Como toque final, doblamos el exceso de masa que nos ha quedado en las paredes del recipiente hacia dentro.

Para finalizar, horneamos la crostata a 180º durante 15-20 minutos, en un horno previamente calentado.

Receta de crostata

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *