Bisfenol A en las conservas. ¿Debemos preocuparnos? ¿Hay conservas sin Bisfenol A?

El Bisphenol A está acaparando muchos titulares de medios de comunicación recientemente, debido a un estudio de la universidad de Granada que afirma que el 90% de los tiques de la compra contiene este compuesto. Según estos medios, el contacto continuado con el Bisphenol A podría ser dañino para la salud, afectando principalmente a profesiones como las cajeras de supermercado.

Además de los tickets, el BPA se encuentra en el recubrimiento interno de muchos envases de conservas. En nuestro caso, la mayoría de las conservas y semiconservas que comercializamos bajo la marca Arroyabe para el consumidor final están libres de BPA. Aún y todo, ¿qué es el Bisphenol A? ¿Y qué tienen de cierto las noticias que difunden algunos medios de comunicación?

¿Qué es el Bisfenol A?

El Bisphenol A es un compuesto químico que se utiliza para la fabricación de plásticos. Desde hace más de cinco décadas se pueden encontrar en el mercado productos que contienen BPA, como tuppers, biberones, tickets de la compra o latas para refrescos o alimentos.

El Bisfenol A no entraña ningún problema en sí, sino que es el contacto con los alimentos lo que está despertando cada vez mayor conciencia, ya que puede llegar al organismo de humanos y animales a través de estos alimentos.

¿Nos debe preocupar el Bisfenol A realmente?

Aunque algunos estudios científicos aseguran que el contacto continuado con el BPA puede provocar enfermedades cardiovasculares o problemas reproductivos, los distintos organismos sanitarios apuntan a que las cantidades actuales de Bisfenol A son tan mínimas que no entrañan riesgo alguno para la salud.

La propia Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), concluyó en 2015 que la exposición actual de BPA a través de la alimentación y otras fuentes es inferior a la dosis diaria tolerable, por lo que su preocupación para la salud es baja.

La única excepción en Europa es Francia, donde el Bisphenol A está totalmente prohibido desde 2015. En Canadá y en algunos estados de EEUU también está prohibido el uso de este componente.

El anuncio de la Comisión Europea sobre las medidas que podría tomar sobre este compuesto ha puesto en el punto de mira elementos tan habituales como los tickets de compra o los alimentos en conserva.

Conservas sin Bisphenol A

En Arroyabe, la mayoría de las conservas que fabricamos están libres de Bisphenol A, por lo que nos hemos adelantado a posibles restricciones futuras. Tanto las tapas que utilizamos para cerrar los frascos de cristal como las latas de aluminio tienen garantía BPA NI en el material empleado para su recubrimiento interno.

Por tanto, la totalidad de nuestras conservas en tarro están libres de BPA, así como todas nuestras latas dirigidas al consumidor final, inferiores a un kilo de peso. Los mismo ocurre con nuestras semiconservas de anchoa, donde todos los envases que utilizamos están exentos de Bisphenol A.

En definitiva, hoy por hoy existe un gran desconocimiento sobre el límite de la toxicidad del BPA, por lo que serán necesarias futuras investigaciones para determinar esos límites y si realmente el Bisphenol A es dañino para la salud. Mientras tanto, no deberíamos caer en titulares que poco ayudan a las preocupaciones que muchos consumidores tienen sobre su alimentación diaria.

Visita  nuestra tienda:

Tienda Bonito del Norte
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *